miércoles, junio 19

Caroline Gargett: El pecado potencial de explotar las células maternas de la sangre menstrual | Salvación y bienestar

Hace veinte años, una biografía llamada Caroline Gargett descubrió células extraordinarias en un cuerpo que desaparecieron durante una histerectomía. Las células pasan al endometrio, que recubre el interior del útero. Cuando Gargett cultivó las células en una placa de Petri, encontró grumos rojos enrollados de un medio rosado transparente. Pero al examinar al microscopio, lo que busco: dos tipos de células, una plana y redondeada y otra alargada y cónica, con protuberancias en forma de bigotes.

Gargett tiene fondos para el tratamiento de células madre adultas, células raras y autorrenovables; algunas de las células se pueden encontrar en muchos tipos diferentes de ropa. Ella y otros investigadores creen ampliamente que el endometrio contiene las células sanguíneas de la madre, gracias a su notable capacidad para regenerarse cada vez. Este tejido, que sirve como lugar de implantación del embrión durante el embarazo y se produce durante la menstruación, se produce y crece 400 veces antes de que la mujer pase a la menopausia. Pero aunque los científicos habían identificado células de madres adultas de muchas otras personas que se regeneraban (como la piel, el corazón y los músculos), «identificaron células de madres adultas en el endometrio», dice Gargett.

Estas células son muy valoradas por su potencial para reparar lesiones y tratar enfermedades como el cáncer o la insuficiencia cardíaca. Sin embargo, su número es bajo en todo el cuerpo y obtenerlo puede resultar complicado, ya que requiere de una biopsia quirúrgica o extracción de médula ósea junto con otra. Por lo tanto, la posibilidad de contar con una fuente de cabello para mujeres adultas sin explotación es muy emocionante sólo para ellas, dice Gargett. Y también existe la interesante posibilidad de una nueva aparición de infecciones femeninas históricamente desesperadas, como la endometriosis.

Antes de que pudieran decir que las células eran en realidad células madre, Gargett y su equipo de la Universidad de Monash en Australia realizaron una serie de pruebas rigurosas. Primero, aprenderá sobre la capacidad de las células para proliferar y renovarse, y descubrirá que algunas de ellas pueden dividirse en 100 células en una semana. También demostramos que las células pueden diferenciar el cuerpo del endometrio e identificar ciertas proteínas reveladoras presentes en otros tipos de células madre.

Gargett, que también trabaja en el Instituto Hudson de Investigación Médica de Australia, y sus colegas están caracterizando varios tipos de células endometriales autorrenovables. Pero sólo las células de los bigotes, las células madre mesenquimales del estoma endometrial, eran verdaderamente “multipotentes”, con capacidad de transformarse en células grasas, o incluso en células musculares de órganos como el corazón.

Las células endometriales de la madre se pueden obtener a partir de una biopsia intermedia o de sangre menstrual.Conocible

En aquel momento, dos equipos de investigación independientes descubrieron otras cosas sorprendentes: algunas células de la piel de la madre mesenquimal del estroma endometrial se pueden encontrar en la sangre menstrual. Y Gargett se sorprendió de que el cuerpo se desprendiera fácilmente de sus preciosas células madre. Lo cual es muy importante para la supervivencia y funcionamiento de los órganos, no hace que el cuerpo “desperdiciara” los destruya. Pero entiendo este punto sobre la importancia del hallazgo: en lugar de repetir una biopsia quirúrgica invasiva para obtener las células muertas de la madre que han sido identificadas en el endometrio, puedo reconocer el paso de la copa menstrual.

Por lo tanto, estudios más detallados del endometrio han ayudado a explicar cómo un subconjunto de estas preciosas células madre endometriales, llamadas células madre menstruales, crece en la sangre menstrual. El endometrio tiene una capa basal más profunda que permanece intacta y una capa funcional superior que desaparece durante la menstruación. Durante el ciclo menstrual, el endometrio absorbe y se prepara para nutrir el óvulo fértil, y luego se enriquece a medida que se desprende la capa superior.

El equipo de Gargett demostró que estas células madre especiales están presentes tanto en la calidad inferior como en la superior del endometrio. Las células involucran a los vasos sanguíneos en forma de medios, los cuales se crean que ayudan a estimular la formación de vasos sanguíneos y son parte vital en la reparación y regeneración de la capa superior de tejido que se pierde cada mes durante la menstruación. Esta funda es crucial para el embarazo, ya que proporciona soporte y alimento a la tronera en el desarrollo. Es probable que la piel y las células endometriales de la madre, que estimulan su crecimiento, desempeñen también un papel importante en la infertilidad: un embrión no puede implantarse si la piel no se absorbe lo suficiente.

Las células endometriales maternas también están relacionadas con la endometriosis, una inflamación dolorosa que afecta a unos 190 millones de mujeres y niños en todo el mundo. Aunque no conocemos todos los períodos de esta enfermedad, la hipótesis de los investigadores es que uno de los factores que contribuyen a ella es el reflujo de la sangre menstrual hasta los tubos de Falopio, los conductores que transportan el óvulo desde los ovarios al útero. Este reflujo lleva sangre a la cavidad pélvica, un espacio en forma de embudo entre los cuerpos de la pelvis. Las células endometriales de la madre depositadas en estas zonas pueden provocar que la piel del endometrio tenga un aspecto similar al exterior del útero, y por tanto se encuentran en lesiones que pueden provocar dolores insoportables, cicatrices y, en muchos casos, infertilidad.

Los investigadores continúan realizando un estudio confiable y no invasivo para diagnosticar la endometriosis, y las pacientes esperan que pronto falten años para recibir un diagnóstico. Pero los estudios han demostrado que las células madre extraídas de la sangre menstrual de mujeres con endometriosis tienen formas y patrones de expresión genética diferentes a los de las células de mujeres sanas. Varios laboratorios están trabajando para utilizar estas diferencias en las células menstruales de la madre para identificar a las mujeres con mayor riesgo de alivio de la enfermedad, lo que podría acelerar el diagnóstico y el tratamiento. Las células menstruales de nuestra madre también pueden tener aplicaciones terapéuticas. Algunos investigadores que trabajan con cachorros, por ejemplo, han descubierto que inyectar las células menstruales de la madre en el torrente sanguíneo de las pecas puede reparar el endometrio dañado y mejorar la fertilidad.

Otras investigaciones en animales de laboratorio sugieren que las células menstruales de la madre pueden tener un mayor potencial terapéutico para las enfermedades ginecológicas. En un estudio de caso, por ejemplo, la inyección de células menstruales en madres diabéticas estimula la regeneración de las células productoras de insulina y mejora los niveles de plata y sangre. En otras palabras, tratar las lesiones en la piel de la madre o en sus secreciones ayuda a curar a los herederos de las crías.

Las células madre difieren en sus capacidades.
Las células madre difieren en sus capacidades.Conocible

Una pequeña pero prometedora serie de estudios clínicos ha descubierto que las células menstruales de la madre pueden trasplantarse al hombre sin efectos secundarios adversos. El equipo de Gargett también pretende desarrollar terapias humanas. Ella y sus colegas utilizan las células endometriales de su madre (las salidas directas del cuerpo endometrial, en lugar de la sangre menstrual) para crear un seno pequeño para el tratamiento del prolapso de órganos pélvicos, una afección común y dolorosa en el área frontal del estómago. el útero se introduce en la vagina cargado de músculos débiles o dañados.

Esta condición es causada directamente por la pieza. Los tratamientos existentes utilizan mallas sintéticas para fortalecer y sostener los tejidos pélvicos débiles. Pero las reacciones inmunes adversas a estos materiales están obligando a retirar estos productos del mercado. La investigación de Gargett, que ahora se ha llevado a cabo solo en modelos animales, sugiere que utilizar las células endometriales de la propia madre del paciente para recuperar enfermedades biodegradables podría producir mejores resultados.

Debido a la relativa conveniencia de recolectar células madre adultas multipotentes de la sangre menstrual, la investigación que explora y utiliza el poder de las células madre (y su papel potencial en las enfermedades) hoy representa una pequeña fracción de la investigación sobre células madre, según Daniela Tonelli Manica. antropóloga de la Universidad Estatal de Campinas en Brasil. En 2020, la investigación de células madre menstruales representa solo el 0,25% del total de la investigación de células mesenquimales, mientras que las células madre de la médula representan el 47,7%.

Manica atribuye la lenta adopción de las células menstruales de la madre en parte a ideas misóginas de que los úteros están fuera de la norma, así como a reacciones ascó. «No es cierto que haya nada ‘malo’ en la sangre menstrual», dice Victoria Male, inmunóloga reproductiva del Imperial College de Londres y coautora de un artículo sobre las células inmunitarias del útero. en el Revisión anual de inmunología de 2023.

Los tabúes culturales que gobiernan la menstruación (y el riesgo general de que se revierta la investigación de la salud de las mujeres) pueden dificultar la obtención de financiación, dice Gargett. L’immunologue Male est confronté à des résultats similaires : il est plus facile d’obtenir un financement lorsqu’il étudie les cellules immunitaires dans le cadre de l’hospitalisation qui travaille désormais avec les cellules immunitaires de l’utérus, affirme-t- Él.

«Si queremos investigar más sobre los fluidos menstruales, necesitamos más financiación», afirma Male, señalando que la logística para reconocer los fluidos menstruales en el transcurso de varios días puede resultar costosa. Para que esto suceda, “necesitamos abordar el sexo y generar fondos para la investigación”. Con reversiones más equitativas, ella y otros esperan que la menstruación sea reconocida como una frontera nueva y única en la medicina regenerativa, no solo como una molesta menstruación.

Sneha Khedkar Es una publicación biológica y científica independiente en Bangalore, India. Su trabajo ha aparecido en Undark, The Xylom y Live Science, entre otros.

Artículo traducido por Debbie Ponchner.

Este artículo apareció originalmente en conocido en españoluna publicación sin ánimo de lucro dedicada a acercar el conocimiento científico a la excelencia de todos.

Puedes seguir un EL PAÍS Salud y Bienestar fr. Facebook, X mi Instagram.