jueves, junio 13

El Barcelona rompe relaciones con el Sevilla tras la negativa del club andaluz a acudir al palco por el ‘caso Negreira’ | Fútbol | Deportes

La previa del partido entre el Barcelona y el Sevilla ha sido bastante movida a nivel institucional. El conjunto andaluz anunció a través de un comunicado que la entidad sevillana suspendería todos los actos protocolarios previos al partido frente al Barcelona. Entre ellos, la presencia de miembros de la directiva hispalense en el palco del Estadio Lluís Companys, así como la comida entre las directivas, que no se celebró. Se trató de una acción de protesta, “tras las últimas noticias y avances en el caso Negreira y la nueva imputación por supuesto delito de cohecho del Barcelona y algunos de sus ex dirigentes”, explicó el texto. Un comunicado muy duro que tuvo una respuesta igual de contundente por parte del Barcelona una hora antes del comienzo del choque. El conjunto catalán decidió incluso romper relaciones con el Sevilla mientras no rectifique su comportamiento.

El Sevilla expresó en el comunicado hecho público este viernes su “respeto a la justicia española” e hizo notar “su rechazo ante el comportamiento del club azulgrana” durante los periodos en los que supuestamente se consumaron esos delitos. Finalmente, el comunicado terminó con un llamamiento a que “sucesos como los supuestamente acaecidos no se repitan” y a que los estamentos federativos correspondientes “velen, desde ahora y en adelante, por la limpieza de todas las competiciones”. Torneos en los que, destacan, el Sevilla se enfrentó continuamente al Barcelona todos esos años. “El Sevilla muestra su total indignación y repulsa por las prácticas realizadas por los ex dirigentes del Barcelona imputados por el caso Negreira, prácticas que supuestamente constituyen delito para el Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, según recoge el auto difundido en los medios de comunicación”, afirmó el Sevilla en este comunicado.

En el Sevilla existe un enorme enfado por la conducta de la entidad catalana en el caso Negreira y sus dirigentes creyeron oportuno escenificar este malestar con el comunicado que sacudió la previa del choque de Montjuic, el primero que juega el Barcelona después de las novedades ocurridas en el caso. “No podíamos quedarnos parados”, informaron a este medio fuentes de toda solvencia de la entidad hispalense, la primera que se posiciona en una especia de cordón sanitario contra el conjunto catalán. El Sevilla ya fue el primer club del fútbol español en señalarse el pasado 20 de febrero cuando estalló a la luz pública el caso Negreira, por el que el club catalán realizó pagos durante varios años al vicepresidente del Comité de Árbitros Español. “Pasados unos días desde que saltasen a la opinión pública las informaciones del denominado caso Negreira, el Sevilla desea mostrar su preocupación e indignación ante los datos que, día a día, se han venido conociendo a través de los medios de comunicación, dejando claro que es absolutamente necesario que se llegue al fondo del asunto para esclarecer lo ocurrido, y, en su caso, depurar las oportunas responsabilidades”, apuntó ya el Sevilla el pasado 20 de febrero.

Si la indignación era grande en el conjunto andaluz, también fue airada y contundente la respuesta del Barcelona. Una hora antes del choque, el club catalán también lanzó un comunicado. “El Barcelona quiere mostrar públicamente su repulsa ante un ataque injustificado e impropio del Sevilla, club que ha rechazado sentarse en la mesa en la comida institucional entre directivas previo al partido de esta noche entre ambos equipos en el Estadi Olímpic Lluís Companys, donde sus representantes también rechazaron asistir al palco de honor”, afirmó el Barcelona.

“El Barcelona entiende que esto es un ataque contra la institución catalana y una ofensa inaceptable. El denominado caso Negreira no puede servir de excusa para tales actuaciones, ya que el procedimiento judicial se encuentra en una fase de instrucción muy prematura y el posicionamiento del Sevilla claramente prejuzga unos hechos que, en ningún caso, y en ninguna de sus preliminares e hipotéticas tipificaciones, están acreditados”, añade el club catalán. “El Barcelona da por rotas todas las relaciones con la institución sevillista, en tanto en cuanto no rectifique su actual posicionamiento”, finaliza la entidad catalana en su comunicado.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.