miércoles, junio 19

La India suspende la emisión de visados a ciudadanos de Canadá ante la polémica por el asesinato de un líder sij | Internacional

Las autoridades de la India han informado este jueves de que han procedido a suspender la emisión de visados a ciudadanos canadienses en pleno aumento de la tensión entre los dos países por la polémica en torno al asesinato del líder sij Hardeep Singh Nijjar, que tenía pasaporte canadiense y fue tiroteado en junio en la región de Columbia Británica (Canadá). “Debido a razones operativas, los servicios de visados indios se han suspendido hasta nuevo aviso”, ha indicado en un breve comunicado la empresa encargada de expedir las solicitudes. Previamente, las autoridades canadienses habían anunciado que reducirán el número de diplomáticos que se encuentran actualmente en el país asiático debido a “cuestiones de seguridad”.

Las fricciones entre ambos países se han acentuado después de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, sugiriera el lunes que las autoridades indias se encuentran detrás del asesinato del líder independentista. “Como dije, existen razones creíbles para pensar que agentes del Gobierno de la India estuvieron involucrados en el asesinato de un canadiense en suelo canadiense”, ha repetido este jueves en Nueva York, donde ha acudido para asistir a la asamblea general de la ONU. Además, el mandatario ha instado al Ejecutivo indio a cooperar con una investigación oficial sobre el asesinato de un líder separatista sij.

“En vista del desarrollo actual de las relaciones y el aumento de la tensión, se ha tomado la decisión de garantizar la seguridad de nuestros diplomáticos”, ha indicado el portavoz del Ministerio de Exteriores canadiense, Jean-Pierre Godbout, según ha recogido el diario National Post. “Ejerciendo la cautela, hemos decidido ajustar temporalmente la presencia de nuestro personal diplomático en India”, ha incidido antes de explicar que los representantes canadienses han recibido amenazas a través de redes sociales.

El Gobierno indio, por su parte, había demandado esa reducción de la misión diplomática canadiense. “Hemos informado al Gobierno canadiense que debe haber paridad en fuerza y equivalencia de rango en nuestra presencia diplomática mutua, sus números aquí son mucho más altos que los nuestros en Canadá”, ha dicho este jueves en una rueda de prensa el portavoz de Exteriores indio, Arindam Bagchi.

El lunes, Trudeau señaló que los servicios de espionaje canadienses tenían informaciones “creíbles” de una presunta implicación de las autoridades indias en el asesinato de Nijjar, algo que ha suscitado críticas por parte de Nueva Delhi. Nijjar fue tiroteado frente a un templo sij en Surrey, en la provincia canadiense de Columbia Británica, el pasado 18 de junio. Los sospechosos huyeron en un automóvil Toyota Camry modelo 2008 y siguen a la fuga; la Real Policía Montada de Canadá prosigue la búsqueda de los dos hombres enmascarados que iban en el vehículo.

Tras la muerte de Nijjar, el Gobierno indio defendió que no tuvo nada que ver con el asesinato del líder sij. Ahora, de nuevo, el Ejecutivo de Narendra Modi ha rechazado “contundentemente” las acusaciones y ha subrayado su “preocupación” ante el hecho de que los altos cargos del país norteamericano hayan expresado abiertamente “simpatía” ante tales teorías. De hecho, la India acusa a Canadá desde hace décadas de ser demasiado complaciente con figuras de este movimiento.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Niijar era el líder de la Fuerza de los Tigres de Jalistán, un grupo independentista que aspira a la secesión del histórico Imperio Sij en Jalistán y que había preparado atentados en la provincia india de Punjab, fronteriza con Pakistán y cuna de la religión sij. El fallecido estaba acusado en la India de terrorismo y conspiración para cometer un homicidio.

Canadá acoge a la población sij más grande fuera del Estado indio del Punjab: unas 770.000 personas declararon pertenecer al sijismo en el censo de 2021. En las décadas de los ochenta y los noventa, una rebelión sij en Punjab, que demandaba la independencia de la India y la posterior fundación del Estado de Jalistán, provocó la muerte de decenas de miles de personas. Aunque el apoyo a ese movimiento separatista se ha ido difuminando con los años; en Canadá, Australia, Gran Bretaña, y Estados Unidos residen relevantes comunidades sij en las que algunos de sus miembros aún respaldan los anhelos separatistas. De hecho, ocasionalmente realizan protestas ante las legaciones diplomáticas de la India en los países mencionados.

“Tales acusaciones infundadas pretenden desviar la atención de los terroristas y extremistas jalistaníes, a los que se ha dado cobijo en Canadá y que siguen amenazando la soberanía y la integridad territorial de la India. La inacción del Gobierno canadiense es motivo de preocupación desde hace mucho tiempo”, han aseverado las autoridades indias. Además, el Ministerio de Exteriores de la India ha lamentado que Canadá no haya compartido información específica en relación con las acusaciones hechas por Trudeau, según Reuters, y ha asegurado que de proporcionárselas, Nueva Delhi estaría dispuesta a analizarla.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.