miércoles, junio 12

Los emojis no son un lenguaje universal: el género, la edad y la cultura influyen en su interpretación | Tecnología

Los emojis forman parte de nuestro día a día. Los mensajes de gatos, publicaciones y comentarios de redes sociales siempre van acompañados, entre otras cosas, de caridades amarillas, de animales, de corazones, incluso llamadas de fuego, según los sentimientos que queramos potenciar. Estos pequeños símbolos de colores brillantes son habituales en los que las personas interpretan su ausencia en los mensajes como una señal de que su interlocutor está al límite o enfadado. Sin embargo, no hagas que todos interpreten o identifiquen de manera idéntica. Investigadores de la Universidad de Nottingham afirman que la educación, el género y la cultura pueden influir en la forma de comprensión que tienen las personas.

En tu estudio, publicado en la revista. Más uno en febrero reunió a 523 participantes chinos y británicos de entre 18 y 84 años. Los autores utilizan sus emojis en cuatro formatos diferentes (Apple, Android, Windows y WeChat) que representan sus emociones: felicidad, disgusto, emoción, tristeza, emoción y entusiasmo. Está claro que las mujeres son algo más precisas en la clasificación de emojis felices, temerosos, tristes y enfadados. Ruth Filik, autora principal de la encuesta, dice que es una cuestión de interpretación más exacta. En este caso, etiquetan los emojis de la misma manera que los encuestadores con más frecuencia que ellos, al parecer.

Estos emojis se utilizan en el estudio para mostrar felicidad, disgusto, enfado, tristeza, sorpresa y enfado.Más uno

No hay diferencia entre mujeres y hombres en el reconocimiento de personas que representan sorpresa y disgusto. Es por tanto la última emoción que es la única que no tiene diferencias en relación a la edad, el género o la cultura a la hora de identificar a la persona que representa. Xandra Garzón, especialista en la figura femenina en el mundo digital, tiene la posibilidad de tener una mayor tendencia a mostrar emociones positivas en solitario, lo que hace que nos olvidemos de los símbolos de emociones negativas con un uso menos frecuente. De esta forma, un menor uso podría significar más dificultad para identificar o interpretar.

En materia de educación, existe una “disposición general de precisión para los participantes más jóvenes”, dice el texto. Uno de los factores que se tiene en cuenta es cómo familiarizar a los participantes con cada símbolo evaluado. Este defecto de vestuario puede justificar las diferencias en los resultados respecto a los más jóvenes, apunta Filik. Garzón lo señala como un claro ejemplo de las diferencias generacionales de los grupos familiares de WhatsApp: «El uso es totalmente distinto hasta el punto de que se nos escapa mucho más que otros».

La cultura es el aspecto que marca la mayor diferencia. Los participantes británicos tendrán más confianza en asociar la caridad con la emoción correspondiente de los chinos. Los autores indican en el estudio que este resultado puede deberse al uso de estos símbolos. Los chinos que conocemos representan estas emociones con emojis completamente distintos: por ejemplo, una persona feliz los usa con connotaciones negativas como el sarcasmo.

Agnese Sampietro, catedrática de español en la Universitat Jaume I (UJI) e investigadora de la misma institución, afirma que es difícil encontrar funciones de emoticonos que puedan considerarse universales y que sean importantes en cuanto a la presentación de estos símbolos a las personas que se encuentran. . De manera descontextualizada, es normal que haya distintas interpretaciones, pero si algo de contexto puede ayudar, detalla el lingüista, que cuenta con varios estudios sobre el tema. También es importante tener en cuenta que las diferencias en la identificación de emojis no son necesariamente un signo de malentendido o de trabajo en la comunicación.

Pantalla móvil con menú de emoticonos.
Pantalla móvil con menú de emoticonos. alianza fotográfica (dpa/alianza fotográfica vía Getty I)

Cristina Vela, vicedecana de la Universidad de Valladolid (UVA) y autora del libro Emojis en la interacción digital escrita (Arco Libros – La Muralla, 2021), explica que estos símbolos se sienten por su uso. «Interpretamos el uso y eso sucede en una comunidad de personas marcada por una cultura».

Esto significa que los estudios de la Universidad de Nottingham ayudan a iluminar aspectos interesantes de la comunicación actual y pueden ayudar a mejorarla. Las investigaciones sobre el entorno virtual son cada vez más importantes porque parte de nuestra vida se desarrolla en estos espacios virtuales, asegura Garzón, especialista en la figura de la mujer en el mundo digital. «En Internet es donde tenemos nuestros trabajos, donde trabajamos, donde hacemos absolutamente todo».

La evolución de la comunicación.

Los emojis ayudan a entender lo que realmente quiere expresar el emisor y “un sombrero de color”, como asegura Sampietro. «Permitir la personalización de una conversación que podría estar flotando con el formato predeterminado de las redes sociales», agregó. Garzón sostiene que la comunicación es la más fluida y fluida, “incluso la más efectiva”. Aunque todo lo que uses debe tener ese aspecto, también lo usarás porque «queda bonito», dice Vela, lingüista de la UVA.

La interpretación y su uso depende de quién esté a su alrededor. En un chat de trabajo no se utilizan los mismos emojis que en una conversación con familiares o amigos, porque la relación entre los interlocutores en el primer caso es menos estrecha en el segundo, por ejemplo Sampietro. Garzón dice que la función de comunicación también es diferente: “Probablemente creo que tienes algo que no te interesa tanto en el grupo de trabajo y algunos emojis aquí no tienen sentimiento”.

Siempre y cuando los símbolos y su interpretación hayan cambiado con el tiempo. Estos pequeños pictogramas han aumentado vuestra complejidad y diversidad. En 2015, los emojis que representaban partes del cuerpo o personas realizando acciones respaldaron el cambio en el tono de la piel. También incluye a los homosexuales ese año. Para Garzón tiene detalles que pueden parecer banales, pero que no lo son del todo. Es una cuestión de identidad: «Este tipo de representación digital es absolutamente fundamental».

Estos símbolos se han convertido en parte de la identidad, de esta manera, además, podemos reconocer a determinados interlocutores en un chat sólo por los emojis que envían, desafiando a Garzón. Los emojis facilitan la comunicación, pero el significado es nuestra señora, concluyó.

Puedes seguir un EL PAÍS Tecnología fr. FacebookX o haga clic aquí para recibir el nuestro boletín semanal.