sábado, junio 15

Los entrenadores piden respeto: “Es un lío, no nos entienden”, dice Ancelotti sobre los árbitros | Fútbol | Deportes

Los entrenadores del fútbol profesional español están soliviantados por el trato que reciben por parte de los árbitros. Convocados en la mañana de este martes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas por el Comité de Entrenadores de la Federación Española de Fútbol, fue Carlo Ancelotti el primero en tomar la palabra en el turno de ruegos y preguntas en el que salieron a relucir las quejas del gremio hacia los colegiados y también su malestar por los impagos que padecen muchos de ellos cuando son destituidos.

El entrenador del Real Madrid aseguró que los árbitros no respetan a los entrenadores y que, además, son los principales perjudicados de sus decisiones porque afectan directamente a sus puestos de trabajo.

Las palabras de Ancelotti fueron secundadas por Quique Setién, que señaló la importancia de que el entrenador de un club como el Real Madrid reivindicara un mejor trato hacia el colectivo.

Ancelotti no se quedó a la posterior reunión con los árbitros porque había programado un entrenamiento vespertino. Lo mismo hizo Diego Pablo Simeone, que también debía dirigir un entrenamiento a las seis de la tarde. “Es un lío, no entienden a los entrenadores”, dijo Ancelotti a la salida de la reivindicativa reunión.

Los entrenadores se sienten muy observados por los trencillas cuando desempeñan su trabajo en la zona técnica bajo la tensión de los partidos. La UEFA ha transmitido la orden de ser tajantes con los entrenadores después de la actuación y las declaraciones de José Mourinho en la pasada final de la Liga Europa que la Roma perdió ante el Sevilla en la tanda de penaltis. El técnico luso primero declaró que “el arbitro parecía español y nos vamos a casa muertos por una injusticia” y después esperó al colegiado en el aparcamiento del estadio.

Los técnicos también se sienten coaccionados en las ruedas de prensa. Muchas veces no se atreven a opinar sobre los arbitrajes por miedo a ser sancionados. “No tengo libertad de expresión hablando de los árbitros, porque si digo lo que pienso me suspenden y yo quiero trabajar, aprovechar las emociones que me dan los partidos. En este sentido no tengo libertad para contestar preguntas”, aseguró Ancelotti hace tres semanas durante la rueda prensa previa del Braga-Real Madrid. Un día más tarde, Xavi Hernández le secundó. “Tiene razón. Si hablamos de los árbitros, te cae una sanción, eso es una realidad”, aseguró el entrenador del Barcelona.

Los entrenadores se han sumado a las quejas de los futbolistas, plasmadas en el intento del sindicato (AFE) de que la federación modifique su código disciplinario donde se ataque “claramente la libertad de expresión del jugador”.

Este asunto fue tratado posteriormente cuando los árbitros, con su presidente Medina Cantalejo a la cabeza, se sumaron a la reunión. Este aceptó que haya una mayor comunicación entre ambos colectivos e incluso aceptó que un entenador visite la caseta del árbitro al término de un partido si lo hace de buenas maneras. Eso sí, Medina Cantalejo advirtió que igual que no se ha sancionado a ningún técnico por decir que un árbitro se ha equivocado, si será denunciado ante los órganos federativos disciplinarios cualquiera que acuse a un colegiado de que sus errores han sido premeditados e intencionados. Ambas partes se comprometieron a crear una mesa de trabajo conjunta para empatizar más.

La otra gran demanda de los entrenadores fue la de los impagos. Ante esto, Xavi, que admitió acudir a la reunión con la intención de quejarse de las numerosas ruedas de prensa que tienen que dar, apeló a actuar de manera conjunta. También se puso encima de la mesa la necesidad de incluir un salario mínimo en el próximo convenio. Hubo entrenadores de Segunda División que argumentaron que en su caso la falta de respeto de los árbitros podía proceder de que cobran más que muchos de ellos.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.